viernes, 15 de junio de 2012

Gente que mola.

¡Notición! No me he muerto.

Repasando el blog no sería muy descabellado pensar que hubiese sido secuestrado o sido víctima de un asesinato selectivo por parte de alguna mafia feminista o de alguno de esos pseudointelectuales gafapastas aficionados a unir palabras contrapuestas como "discriminación" y "positiva". Pero no, sigo vivito y coleando y aunque a más de una y uno (lo de escribir un@ me parece una gilipollez) se les ha pasado la idea por la cabeza, la han desestimado por el mismo motivo que todos acallamos nuestros deseos asesinos: por miedo a que nos pillen después.

El tema, que no es que ande yo de crisis creativa, nada más lejos de la realidad. De hecho creo que la creativa es la única crisis que no tengo. El motivo de este paréntesis es que estoy inmerso en una de esas pocas locuras comparables al matrimonio hoy día: me estoy haciendo empresario.

Chicas, se rumorea que en la cama es la caña. 
Sé lo que estáis pensando: "tío, tú antes molabas", y es verdad, antes molaba...pero qué se le va a hacer, no se puede estar molando tanto tanto tiempo, es agotador. Pero tranquilos, me he encargado de buscaros un digno sucesor, un correcto referente, un tipo de esos de los que merece la pena tener una foto para colgarla en el espejo y poder decir todas las mañanas: "yo quiero ser como él". Señoras y señores, Santy Pérez.

Jason Stahan es tan guay que el 95% de los varones heterosexuales se percatan de su presencia en esta foto.  




Muchos os preguntaréis por qué he elegido como a este tipo como sucesor, os merecéis una explicación. Esto se basa en un principio tan obvio, machista y repugnante que suele darnos vergüenza pronunciar: un hombre mola en tanto en cuanto tiene recursos para follarse a mujeres. Este es un principio universal. Un hombre mola más cuantas más mujeres es capaz de follarse y/o cuanto más buenas están las féminas que gozan de sus embestidas amatorias. Se puede aplicar a todo varón adulto desde Flavio Briatore a David Hasselhoff  pasando por Jason Stahan, con la única excepción de Danny De Vito, que mola por motivos desconocidos aún por la ciencia.
Stallone, sé que me lees con asiduidad...queremos a Danny De Vito en "The Expendables III"
Pues bien, dado que el razonamiento anterior es difícilmente cuestionable, Santy Pérez mola, y mola más que yo. Porque si decir que tienes un blog es una excusa perfecta para empezar una conversación que acabe con tu cabeza entre las piernas de una bella dama, decir que tienes un disco hace que los jugos vaginales de las chicas se disparen a una velocidad tal que digas lo que digas después, ellas solo oirán "sexo, sexo, sexo, sexo...". Santy Pérez tiene un disco, pero no solo eso, el disco es muy bueno, así que por mucho que dé a entender que un cantante no folla a diario, eso no se lo cree nadie.
Las Autoridades Sanitarias recomiendan no confundir al verdadero Santy Pérez con este  cantamañanas. 

Me encanta enrollarme con las presentaciones. Señoras y señores: "Charlas de ética".





 
                                                              Los que me hayáis leído desde el principio sabréis que tengo cierto cariño a este muchacho, pero precisamente por eso voy a tratar de ser objetivo al hablar del disco olvidando que me lo regaló con una muy bonita dedicatoria y haciendo como que no recuerdo al niño de pelo alborotado que estaba detrás de una guitarra ansioso por aprender más cosas de las que yo era capaz de enseñarle. Trataré que con tanto olvido se me pase por alto también que aquel niño que tocaba el Hosana en el  coro de la Iglesia se haya convertido en un cabrón tocapelotas del primer calibre.

Si algo no se le puede negar al muchacho es que le gusta provocar, ser rebelde, incitar al pensamiento crítico, ser poco condescendiente con los poderosos (casi con todos) y cualquiera de las acepciones que se os ocurran para el noble arte español de dar por culo al prójimo. Es por eso que nada más empezar el disco nos encontramos con una potente guitarra eléctrica que da paso a "Y esta noche...", donde el amigo se pone en la piel de Ginés, el sheriff de Coslada . Sí, es ese Ginés que tenía acojonada a una ciudad de casi cien mil personas, ese del que la gente no quería soltar prenda hasta que entrase en la cárcel, el que se iba de putas y a cenar sin pagar, ese tipo que nadie querría tener como enemigo, ya sabes. Pues a ese tipo a tenido a bien Santy Pérez tocar los huevos durante los primeros cuatro minutos de su primer disco... Os he dicho que molaba y que su disco era muy bueno, no he comentado nada de su inteligencia ni de su preocupación por su integridad física. "Sé que a Ginés no le ha gustado la canción", declaró el cantautor...en fin. si alguno estaba pensando en acabar con la vida de este muchacho no hay mejor momento que este, el principal sospechoso será el antiguo Jefe de Policía de Coslada...así que al lío.

Esta vocación de ser incómodo a los cabrones es una costumbre que debiera ser obligatoria para que a uno le publicasen determinados discos, así que desde aquí animo al artista para que siga por esa senda. Eso sí, estaría bien que el tema no fuese tan local porque no me imagino a un gallego allá en Lugo metiendo esta canción en su MP3 (espero que pagando).

Dicho esto, las demás son canciones universales, más profundas de lo que me esperaba antes de abrir el disco y por lo generas bien construidas, a pesar de que hay algunos momentos en que la vocación por la rima ha estropeado más que adornado alguno de los versos. Se me ocurren muchas cosas que decir, así que en lugar de apuntarlas en un papel y tratar de adornarlas, os las voy a decir según se me pasen por la cabeza.

Me gustan las canciones de rupturas, pero no de esas de "cuánto te quiero", "¿qué me has hecho?" y sandeces baratas de ese estilo, sino las que describen ese ambiente de ausencia, de dolor de brazo amputado, de paréntesis, de silencio radiofónico... Entre mis favoritas está una obra literaria de primer nivel que Joaquín Sabina publicó bajo el título de "Agua pasada", y que empieza así:

Lo peor del amor cuando termina
son las habitaciones ventiladas, 
el solo de pijamas con sordina, 
la adrenalina en camas separadas. 

Y en la misma lista de canciones favoritas sobre rupturas pondría el primer single de "Charlas de Ética" titulado "Restos de Stock", Santy Pérez es mucho menos poético (él lo sabe) pero tiene ese toque sabinesco  al que muy pocos han sabido acercarse sin caer en el plagio barato y nos deja versos como estos: 

Quedan un listado con reproches,
 recuerdos de eternas noches y regalos de aniversario.
 Quedan dos amantes endeudados
 y un par de días marcados en tu antiguo calendario.

Y esto lo escribió un chaval de 22 años... yo necesito dos o tres entradas de las mías en el blog para decir la mitad. 

Y no es esto en lo único que se parece al maestro de maestros, ha heredado de él y de otros como Krahe y su gran maestro, mentor y amigo José Córdova "Chivi", esta forma de contar películas de tres minutos en las que los personajes alcanzan una dimensión que va más allá de las palabras que los describen, como en la aventura sexual en la que se convirtió una excursión de la Parroquia que se nos narra bajo el título de "España 0- Ecuador 3", o con personajes como esa "María" "tan legal, tan clandestina, tan tierna y tan arpía, tan de todos y tan mía, tan madura y tan cría...". 

Ah, se me olvidaba mi canción favorita del disco...diría muchas cosas de ella, pero me estoy alargando...así que aquí va el videoclip (que no le hace justicia al temazo): "Romeo y Julieta" (con José Córdoba) 


  Como conclusión me queda decir casi lo mismo que dije al principio, el disco es mejorable, pero es realmente un extraordinariamente bueno primer trabajo. Todos los que creamo, ya sea literatura, múcia, pintura etc, tendemos a arrepentirnos de nuestros comienzos, sin embargo considero que Santy no debería nunca renegar ni avergonzarse de su primer trabajo, ya que es mejor que el mejor de muchos otros que se consideran grandes artistas. He dicho. 

Ah, que no se me olvide, de lo mejor que tiene este disco es que ha sido capaz de condensar en una frase la mitad del espíritu de este blog (sobre todo de su primera etapa) Si lo hubiese sabido en lugar de escribir tantas entradas sobre malas mujeres me hubiera limitado simplemente a decir "Qué le vas a hacer si las niñas a veces salen putas." Cuánta sabiduría...

Así que Santy, enhorabuena, sigue así, aunque con menos excesos por mucho que ames el Carpe Diem (ese amor se pasa con el primer infarto, pero es mejor no llegar a él). Y no dejes de publicar discos por mucho que la Música no dé de comer. Un abrazo. 

Hasta la próxima entrada. 

2 comentarios: