viernes, 18 de noviembre de 2011

Pseudointelectuales

Bueno, si no os habéis leído la entrada anterior, dejad de leer esta e id a "Oiga Doctor". Y si lo habéis hecho vamos a hablar de la segunda cosa que me confirmó mi conversación con Santy Pérez: El recurso a la intelectualidad es una forma muy elaborada de ocultar la falta absoluta de ideas. Los sujetos que acuden a este recurso para ocultar que la creatividad es algo que conocen por una entrada que leyeron en el diccionario hace años, son conocidos por todos nosotros como "pseudointelectuales".

El pseudointelectual es un tipo de homo sapiens que se encuentra en la mayoría de hábitats en los que vive esta especie. En cualquier caso, son mucho más comunes en facultades de letras, festivales de cine iraní, en lo que se ha denominado como "performances conceptuales" (a ambos lados del "escenario"), ciclos de lectura de poesía y asambleas del 15 M. Pueden ser diferenciados por tener una serie de características:

- El peudointelectual está de vuelta de todo. Si el investigador investiga a un sujeto que muestra sorpresa o ilusión ante cualquier cosa, descártese automáticamente la pseudointelectualidad del citado sujeto. Da igual que la totalidad de la isla del Japón se hunda por un ataque extraterrestre. Ellos lo sabían o, en su defecto, la importancia del hundimiento del archipiélago carece de importancia si lo comparamos con la nueva poesía de la escuela salvadoreña consistente en escribir solo vocales para que el lector se reconcilie con la pureza del sonido hablado y reflexione sobre la naturaleza y el lenguaje como un todo del que somos parte.

- El pseudointelectual siempre ha escuchado las canciones que tú has escuchado y, por supuesto, todas le parecen una mierda. Porque él está escuchando un grupo del circuito independiente de Kazjastan que está explorando nuevas fórmulas consistentes en usar arrítmicamente sonidos metálicos de trenes de mercancías contra las vías y de inodoros de bar. Por supuesto si le preguntas acerca del mismo grupo una semana más tarde le parecerá anticuado y aburrido porque en Kenia hay una corriente experimental que mezla el folclore con efectos digitales industriales.

- El pseudointelectual preferirá que le arrancasen los pezones con cortauñas antes de ver una película doblada. Uno podría pensar que es porque le gusta la pureza actoral de George Clooney o de Morgan Freeman pero si se le comenta la existencia de estos actores, el pseudointelectual mostrará una expresión de asco y nos dará una charla de por qué el cine iraní de los circuitos no comerciales es mucho más puro y de mejor calidad que el de Hollywood.

- El psudointelectual solo lee una novela si el resto de la humanidad es incapaz de pronunciar el nombre de su autor. Las obras de Vinskinchonsy, Erkernikev o Almaharimadah serían títulos interesantes para él. Tengo la sospecha de que, en realidad solo se ha leído la contraportada y a veces ni eso. Incluso creo que si le nombráis a los autores anteriormente citados (que no existen) y comentáis la profundidad de sus descripciones de los sentimientos de una pulga al abandonar la vida y de cómo estas quieren representar la opresión del alma en la sociedad posindustrial de la ciudad de Moscú, estarán completamente de acuerdo. (Podéis hacer la prueba)

El pesudointelectual es, a fin de cuentas un tío cansino que cree que la gente está muy por debajo de él, que es menos sensible y más atontada debido a que se han dejado arrastrar por el consumismo. Y esto lo hace para ocultarse a sí mismo que es un pesado y un cansino al que la gente huye porque convierte el rato en el que te tomas una caña con él en una tortura china .

Por último querría aprovechar estas últimas líneas para advertir a nuestros lectores más jóvenes (especialmente e aquellos que están en edad universitaria o preuniversitaria). Aunque ahora lo veáis muy lejos, tened en cuenta que el pseudointelectualismo es altamente contagioso especialmente en la etapa universitaria. Uno va a las performances para reírse de esos que creen que cagar es una forma abstracta de expresión artística y de pronto se ve un par de meses después bañándose entre heces en un estado de éxtasis alimentado por decenas de seres de inteligencia desaparecida que ignoran que su inteligencia desapareció.

Así que, en vuestros años de universidad huid de:
- Clubes de poesía.
- La facultad de Filosofía en general.
- La Unión de Historiadores Progresistas de la Universidad Complutense de Madrid. UHP.
- Festivales de cine de autor.
- Performances conceptuales.
- Asambleas del 15M (o similares)
- Cualquier lugar en el que veáis un alto número de personas así:


Os dejo que estoy leyendo a Garvalesky. No os perdáis su última novela: "El pan perdido de los peces".

9 comentarios:

  1. Bueno, finalmente lei el post (¡hurra!) así que te comento un par de cosillas para que luego no te quejes:
    - Si buscas Garvalesky para asegurarte de que es una broma, sólo salen 2 entradas en Google y las 2 son este blog. Yo que tú firmaría tu libro con el pseudónimo Garvalesky, es posible que así te lo compre más gente y sino tu blog ganaría visitas.
    - Voy a tener que ver algo de cine iraní para comprobar por mí mismo qué pasa con él, que tantas veces es nombrado en tantos lugares.
    - Por un momento pensé que ibas a nombrar a Dostoievski con los nombres raros, lo cual me hubiera sentado muy mal porque "Los hermanos Karamázov" me encantó y no sería demasiado falso decir que me ayudó un poco a plantearme ciertas cuestiones sobre mi vida. Un respeto a los literatos clásicos de nombre raro.
    - Hay algunos inodoros de bar que hacen auténticas delicias para los oídos de los más avezados musicalmente. Sobre todo cuando están atascados...

    ResponderEliminar
  2. Me pensaré seriamente lo de Garvalesky. Ya sabes, si no puedes con el pseudointelectualismo, únete a él.
    Por otro lado, cine iraní no, pero este mes hay un ciclo de cine palestino en el Matadero de Madrid...también vale como cine pseudointelectual.
    Mi respeto a Dostoievski...cuando pueda me leeré "Los hermanos Karamázov" si tanto te gustó.
    Y sobre lo último, yo siy experto en sacar el máximo tanto musicalmente como no, ciando me siento en el inodoro (por cierto, qué nombre más mal puesto. Si algo huele en el cuarto de baño es el inodoro, al menos en mi casa)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ostia! tu no serás mi cuñao, no? porque es como él me describe a mi, jaja! tengo que decirte que mi cuñao es "mu tonto" el pobre, pero tiene mucha gracia al hablar el jodío. Muchas gracias, me has sacado una sonrisa mañanera, por cierto, yo tambíen encontré una de las mujeres buenas (yo conozco muchas).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Coño, un comentario!
      Jejeje, pues no, no soy tu cuñado...al menos que yo sepa. Me alegro de haberte sacado una sonrisa y espero poder leer más comentarios tuyos por aquí. Puedes escribir en ellos lo que quieras, incluso sobre tu cuñado, con total libertad, porque él no los va a leer. La gente "mu tonta" lee otros blogs (sobre todo de porno y pseudointelectualidad) en lugar de este oasis de paz, raciocinio y cultura.

      Un abrazo y enhorabuena por haber encontrado una mujer buena (lo de que conozcas muchas no me lo creo), eso es más difícil que una lotería.

      Eliminar
  4. Algo que noto es que te refieres como exclusivo de pseudo-intelectuales a los lugares al final del post, pero pienso que hay personas que en verdad aprecian las demás alternativas no comerciales, no significa que sean pseudo-intelectuales, pero la verdad es que sí, hay muchos que solo asisten a este tipo de actividades para aparentar una apreciación que no tienen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, hay una diferencia entre asistir a actividades "alternativas" y ser un "alternativo". A este último le gusta "lo alternativo" por el mero hecho de serlo, es decir, sin criterio alguno. Es una especie urbana muy concreta (de la cual todos hemos conocido más de un ejemplar) que se caracteriza por ningunear todo aquello que llegue a ser seguido por una parte mínimamente representativa del "gran público". En otras palabras, el típico listillo que alabaría "El pan perdido de los peces" ahora que es un libro desconocido y echaría pestes sobre él si el año que viene se convierte en "best seller".

      Muchas gracias por leerme. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Está muy bien el post. He de admitir que me ha hecho gracia.
    La verdad que hasta hoy no sabía bien en qué consistía eso de ser pseudointelectual. Me podía hacer a la idea: Persona que finge ser intelectual.
    Pienso que este tipo de personas deben tener un problema base y por motivos X han adoptado ese comportamiento tan poco asertivo.
    A mí personalmente me da pena. Me da pena porque ya se está creando la etiqueta y ello conlleva el rechazo social. La mayoría de comentarios que he leído, comentarios y definiciones, me transmiten eso, rechazo.

    ResponderEliminar